MORENA VERDE

Por: Clemente Atía PDIC instructor.

La familia de las morenas está formada por unos 100 géneros y más de 500 especies de variados colores y tamaňos. La más grande y corpulenta de todas es la morena verde, que puede llegar a alcanzar hasta 6 pies de longitud y en algunos casos más.

Su terrible aspecto y la necesidad de bombear agua a través de sus agallas la obliga a abrir y cerrar la boca constantemente, lo que la hace lucir agresiva. Es cierto que es un animal muy territorial y en muchos casos defiende su guarida con fiereza, pero es solo por instinto de conservación.

Su boca esta armada con afilados dientes en forma de agujas acanaladas en las cuales acumula residuos de su alimentación que rápidamente se descompone, es por eso que una mordida de morena se puede infectar con facilidad,  y no producto de algún veneno como algunos creen.

En los océanos Indico y Pacífico existen serpientes marinas venenosas pero no se conocen morenas venenosas en ninguno de los siete mares del mundo.

A pesar de que posee un buen sistema defensivo en sus poderosas mandíbulas el resto de su cuerpo es muy vulnerable, es por eso que necesita esconderse en cuevas, entre los corales o en los restos de naufragios. Puede verse la cabeza de una morena a cualquier hora del día asomando en la entrada de lo que consideran su hogar, pero en realidad son de hábitos nocturnos y prefieren la oscuridad para poner al descubierto su cuerpo desnudo. Su mayor enemigo natural es el pulpo, quien generalmente sale perdiendo cuando pelea con una morena. Mantienen una magnífica relación o simbiósis con las langostas. Estas últimas son el manjar favorito de los pulpos, por eso resulta común encontrar morenas y langostas conviviendo. Las langostas obtienen protección contra los pulpos si es que éstos se atreven a venir por ellas, y las morenas consiguen a su vez una buena carnada para atraer pulpos sin tener que salir a buscarlos.

En una ocasión mientras trabajaba en el Acuario Nacional de Cuba nos vimos obligados a dejar por dos o tres dias algunos tubos de metal en el fondo del mar para usarlos como reemplazo de la vieja tubería de alimentación de las peceras. Cuando regresamos por ellos uno de los buzos, sin imaginarse que en tan pocos dias una morena decidiera mudarse a uno de ellos fue mordido  cuando trató de sujetar el tubo para moverlo.

En otra oportunidad estábamos capturando langostas debajo de una laja de piedra en la zona de Boca Ciega, había mas de 40 langostas pero convivían con una enorme morena verde, la mayor que recuerdo haber visto en mi vida. Mientras uno de nosotros entretenía la morena los otros capturaban langostas, pero una de las veces mientras mi amigo Pepe ascendia con dos langostas en la mano la enorme morena salió de  la cueva tras él por mas de 30 pies hacia la superficie tratando de morderlo, después de eso nos fuimos.

En cambio he visto y grabado en cámara muchos ejemplares salvajes que comen de la mano e incluso cuando pierden el miedo se dejan acariciar. Lograr esto requiere tiempo, paciencia y experiencia y es algo que no recomiendo, además la vista de las morenas no parece ser muy perfecta y al tratar de comer lo que le estamos ofreciendo puede fácilmente confundir el alimento con nuestros dedos. Si estás buceando donde hay cuevas o en los restos de un naufragio antes de acercarte aseguráte de que no estés importunando en la entrada de la casa de ninguna de ellas, por lo demás míralas, fotografíalas y disfrútalas, que sean feas no significa que sean malas.

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: