EL BUCEO Y EL CONSUMO DE ALCOHOL

Por: Clemente Atía  PDIC , instructor.

Cualquier persona experta o no, llegaría muy fácilmente a la conclusión de que el consumo de alcohol,  en dependencia de la cantidad, actúa de mayor o menor manera en la modificación de nuestros reflejos.

Por supuesto que todos sabemos que esa “”modificación””  es una modificación negativa que puede reflejarse al caminar, manejar o en la realización de cualquier otra actividad.

Luego entonces  ¿ a quién se le puede ocurrir la idea de mezclar una noche de tragos con un buceo al siguiente día ? ….. pués a un montón de personas, y es por eso que ocurren muchos accidentes de buceo, principalmente relacionados con la descompresión.

Bucear requiere que nuestros reflejos y nuestra velocidad de reacción y de pensamiento estén a su máxima capacidad,  de eso dependerá nuestra seguridad y la de nuestros companeros de inmersión.  Por consiguiente mezclar los lógicos factores de riesgo que implica bucear, con los factores de riesgo de las bebidas alcóholicas resulta en una combinación peligrosa.

Existen estadísticas confiables que indican que un 49 por ciento de los buzos que han padecido de algún tipo de accidente o lesiones motivadas por una inadecuada descompresión , habían ingerido bebidas alcóholicas en las 24 horas previas a la inmersión.  Y es que no es nada nuevo que el alcohol deshidrata el cuerpo, a su vez la deshidratación reduce químicamente la efectividad con la que el cuerpo puede eliminar el nitrógeno acumulado en los tejidos, pues reduce el flujo de sangre entre ellos.

Como consecuencia, el buceador acumula mayor cantidad de nitrógeno residual en el cuerpo para el intervalo de superficie ( cualquiera que sea) , lo que genera un incremento de riesgo de accidente de descompresión incluso si se ha buceado dentro de la curva de seguridad.

Otro fenómeno, aunque más leve, producido por la ingestión de alcohol es la vasodilatación.

Cuando buceamos, aún con traje , nuestras venas y vasos capilares se contraen para evitar o reducir la pérdida de calor. El efecto vasodilatador del alcohol hace precisamente todo lo contrario, por lo tanto acelera la pérdida de calor de nuestro cuerpo provocando que la sensación de  frío aparezca más pronto.

También se sabe que existe una relación directa entre el consumo de alcohol y el consumo de aire mientras buceamos.

Nuestros músculos consumen más oxígeno cuando de ha bebido en las 24 horas previas al buceo, por consiguiente nos veremos obligados, sin darnos cuenta, a respirar más seguido y esto hará que nos dure menos el aire comprimido de nuestras botellas.

Por todas estas razones los expertos recomiendan limitar el consumo de alcohol el día antes y durante el buceo, yo cambiaría la palabra  limitar por eliminar.

Si te gusta beber, disfrútalo. Si te gusta bucear, disfr;utalo también, pero no mezcles una actividad con la otra pues podrías tener un accidente o estarías limitado para ayudar a uno de tus amigos.

Recuerda el viejo refrán que dice: EL ESLABON MAS IMPORTANTE DE UNA CADENA ES EL MAS DEBIL, PUES POR AHI ES POR DONDE SE PUEDE ROMPER.

No seas tú entre tus companeros de buceo ese  DEBIL ESLABON.

Aprende a bucear conmigo. Quieres aprender a bucear rapido y seguro. Entra aqui http://predelahabana.com/wordpress/mundosubmarino/

Explore posts in the same categories: Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: